lunes, 14 de abril de 2008

Escara de decúbito; Úlcera de presión

Definición

Es un área de piel que se destruye cuando una persona permanece en una sola posición por mucho tiempo sin desplazar el peso. Esto con frecuencia sucede cuando la persona está postrada a una silla de ruedas o a una cama aún por un corto período de tiempo (por ejemplo, después de una cirugía o lesión). La presión constante sobre la piel produce una disminución en el suministro sanguíneo hacia esa área y el tejido afectado muere.

Una úlcera de decúbito comienza con un enrojecimiento de la piel, pero empeora progresivamente, formando una ampolla, luego una llaga y finalmente un cráter. Los sitios más comunes donde se presentan las úlceras de decúbito son las prominencias óseas (huesos cercanos a la piel), como en los codos, los talones, las caderas, los tobillos, los hombros, la espalda y la parte posterior de la cabeza.

Causas

Estos factores aumentan el riesgo de úlceras de decúbito:

  • Estar postrado a una cama o a una silla de ruedas
  • Piel frágil
  • Presentar una afección crónica, como la diabetes o una enfermedad vascular, que impida a diferentes áreas del cuerpo recibir un flujo sanguíneo adecuado.
  • Incapacidad para mover ciertas partes del cuerpo sin ayuda, como ocurre después de lesiones en la columna o en el cerebro o si la persona tiene una enfermedad neuromuscular (como la esclerosis múltiple).
  • Desnutrición
  • Discapacidad mental como producto de afecciones como la enfermedad de Alzheimer (es posible que el paciente no sea capaz de prevenir o tratar estas úlceras).
  • Edad avanzada
  • Incontinencia urinaria o incontinencia intestinal

Síntomas

Las úlceras de decúbito se caracterizan por la severidad, que van desde la etapa I (los signos iniciales) hasta la etapa IV (los más graves).

  • Etapa I: la piel luce enrojecida y no blanquea cuando se presiona (la coloración cutánea no se vuelve blanca). Esto indica que se está desarrollando una úlcera de decúbito.
  • Etapa II: la piel se ampolla o forma una úlcera abierta. El área alrededor de la ampolla puede estar roja o irritada.
  • Etapa III: la piel que se abrió luce como un cráter donde hay daño al tejido que se encuentra bajo la piel.
  • Etapa IV: la úlcera de decúbito se ha hecho tan profunda que el daño alcanza al músculo y al hueso y, algunas veces, a los tendones y articulaciones.

Primeros auxilios

Una vez que se identifica la úlcera de decúbito, se tienen que tomar medidas de inmediato:

  • Aliviar la presión en el área. Usar almohadas, cojines de espuma especial y badanas para ayudar a reducir la presión.
  • Tratar la úlcera de acuerdo con la etapa en la que se encuentre. El médico suministrará al paciente un tratamiento específico e instrucciones para su cuidado.
  • Evitar traumatismos o fricciones posteriores. Colocar polvo de talco en las sábanas puede ayudar a disminuir la fricción en la cama. (Existen muchos artículos hechos específicamente con este propósito, que se pueden conseguir en una tienda de suministros médicos).
  • Mejorar la alimentación y otros problemas subyacentes que puedan afectar el proceso de cicatrización.
  • Si la úlcera de decúbito se encuentra en la etapa II o superior, el médico dará instrucciones específicas sobre cómo limpiar y cuidar las úlceras abiertas. Es muy importante hacer esto en forma apropiada para prevenir una infección.
  • Mantener el área limpia y libre de tejido muerto. El médico debe suministrar al paciente instrucciones específicas para su cuidado. Generalmente, las úlceras de decúbito se limpian con enjuagues de agua con sal para remover el tejido muerto suelto. La úlcera debe cubrirse con una gasa especial para este tipo de úlceras.
  • Actualmente, hay disponibilidad de nuevos medicamentos que favorecen la cicatrización de la piel y el médico los puede recetar.

No se debe

  • NO se debe masajear el área de la úlcera, ya que el masaje puede causar daño al tejido bajo la piel.
  • NO se recomienda usar cojines en forma de anillo o de aro, ya que ellos interfieren con el flujo sanguíneo hacia esa área y causan complicaciones.

Se debe buscar asistencia médica de emergencia si

Se debe buscar asistencia médica si un área de la piel se ampolla o forma una llaga y contactar al médico inmediatamente si existe cualquier signo de infección. Una infección puede conducir a problemas serios, ya que se puede propagar por todo el cuerpo. Algunos de los signos de una úlcera de decúbito infectada son, entre otros:

  • Olor fétido de la úlcera
  • Enrojecimiento y sensibilidad alrededor del área de la úlcera
  • La piel cerca de la úlcera se siente caliente y se hincha

La presencia de fiebre, debilidad o confusión son signos de que la infección se puede haber diseminado a la sangre o a cualquier otra parte del organismo.

Prevención

Los pacientes postrados o inmóviles con diabetes, problemas circulatorios, incontinencia o problemas mentales deben tener una inspección diaria de la piel en busca de úlceras de decúbito. Se deben buscar áreas enrojecidas que, cuando son presionadas, no se tornen blancas, al igual que buscar ampollas, úlceras o cráteres. Además, se deben tomar las siguientes medidas:

  • Cambiar de posición al menos cada dos horas para aliviar la presión.
  • Usar artículos que puedan ayudar a reducir la presión, como almohadas, badanas, almohadillas de espuma y polvo de talco, que se consiguen en tiendas de suministros médicos.
  • Consumir comidas bien balanceadas y saludables.
  • Hacer ejercicio diariamente, incluyendo los ejercicios de rango de movimiento para los pacientes inmóviles.
  • Mantener la piel limpia y seca. Las personas que sufren de incontinencia necesitan tomar medidas adicionales para limitar la humedad.

Referencias

Brillhart B. Pressure sore and skin tear prevention and treatment during a 10-month program. Rehabil Nurs. 2005; 30(3): 85-91.

de Laat EH, Scholte op Reimer WJ, van Achterberg T. Pressure ulcers: diagnostics and interventions aimed at wound-related complaints: a review of the literature. J Clin Nurs. 2005; 14(4): 464-472.

Cole L, Nesbitt C. A three year multiphase pressure ulcer prevalence/incidence study in a regional referral hospital. Ostomy Wound Manage. 2004; 50(11): 32-40.

MEDLINE. Enciclopedia Médica. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/encyclopedia.html 2007

2007

1 comentario:

Josep de Martí dijo...

Me da un poco de pena ver que en 2008 se empezó este blog tan interesante después ha dejado de tener continuidad. Animo a los autores a continuar con la labor. Yo llevo unos cuantos años trabajando desde diferentes posiciones en el sector de la atención a personas mayores en el entorno residencial social y sociosanitario. La cuestión de las úlceras por presión siempre ha estado presente. Les animo a seguir publicando cosas. Seguro que les interesará mucho a los profesionales de la salud en hospitales y en residencias para personas mayores